Feria Tripartita Visviri: la esquina Aimara

feria-tripartita

La diversidad de climas, costumbres, etnias, paisajes y todos los sustantivos que se pueden venir a la mente, son parte de la inagotable geografía sudamericana. Recorrer cada uno de estos parajes es el objetivo de muchos viajeros, pero puede tardar una vida entera y ni aún así se terminaría de conocer la esencia misma de este subcontinente americano, según la historia descubierto en 1492 pero que, desde luego, ya se había descubierto solo mucho tiempo antes.

Comenzar relatando esta travesía por el recorrido realizado en Valparaíso quizás es sólo un atrevimiento anti-natura, pues en estricto rigor todo comenzó antes, pero darle un toque de “aquí avisté tierra” es parte de esta serie de artículos que dan cuenta de las bellezas y destinos que todo turista algo avezado quisiera cubrir en su paso por tierras sudamericanas. Y como no se trata de una bitácora del viajero, entonces me doy el lujo de intercalar relatos en el tiempo, como si con esto hiciera algo de honor a las escasas estructuras vitales que en estos lados se encuentran: la vida es corta y no hay motivos para estructurarla.

Así, nos vamos al norte chileno, al punto donde confluyen las fronteras boliviana, peruana y, por supuesto, la chilena. Ese mismo territorio que históricamente ha sido eje de conflictos geográficos y que incluso en la actualidad tiene a estos países en una serie de litigios en la Corte de La Haya. Pero no son estos conflictos políticos los que aparecen aquí, sino la particular manera de convivencia que en este punto se aprecia, como si los límites fueran solamente algo absurdo que tan sólo el mapa los percibe.

Poco oxígeno a estas alturas

hito tripartitoConocido como “Hito Tripartito”, este punto de encuentro se ubica a unos 4300 metros de altura sobre el nivel del mar. No hay locomoción que llegue hasta aquí, pero una caminata no le viene mal a nadie. Eso sí, a tanta altura el oxígeno comienza a escasear y no es casualidad que el clima y la tierra misma desconozca nuestra presencia foránea.

Es domingo, y como en pocas ocasiones el reloj ha sonado más temprano que de costumbre avisando que se viene un largo recorrido por delante. Cerca de 4 horas desde Visviri, un pequeño pueblito ubicado en el extremo norte de Chile, tardamos en llegar al citado Hito Tripartito donde, con una temperatura bajo cero, nos reciben decenas de comerciantes que acuden hasta este punto limítrofe para intercambiar una serie de productos: ropa, comida, lo que sea.

Comerciantes de los tres países que confluyen en esta “esquina” se ubican con sus paños en el suelo ordenando los productos que pondrán a la venta o el intercambio, cada grupo bajo la bandera correspondiente al país de donde vienen. Al comenzar, se entonan los himnos nacionales de los respectivos países apareciendo recién allí algunas muestras de patriotismo quizás poco necesario. Sin embargo, esta especie de división lógica, que más tiene que ver con un hecho de indicar la procedencia de la mercancía, se diluye al mirar los rostros de quienes protagonizan esta Feria Tripartita.

feria visviriComo una pequeña Nación Aimara, es imposible distinguir a simple vista quién es boliviano, chileno o peruano, y solamente quienes venimos como simples turistas a esta curiosa reunión dominical nos diferenciamos del resto. Algunos vestidos con los atuendos típicos de su pueblo originario y otros, sin perder un ápice de sus facciones físicas, siguen siendo aimaras de tomo y lomo, solamente que vestidos con jeans, gafas de marca y zapatillas que dan un poco de alivio a los pies en medio de este paisaje poco amable.

Las horas pasan, nuestras neuronas quedan extasiadas después de echar en una taza de té algunas gotas de cocoroco”, que es un licor excesivamente fuerte que comercializan los bolivianos y que, según lo que nos relatan, tiene 96º de alcohol, es decir, alcohol puro. Al menos, es nuestra terapia efectiva contra el frío que a tempranas horas comienza a hacer su aparición antes de que tengamos que retirarnos.

visviri chileNo son ni siquiera las 5 de la tarde y el viento es enemigo de los pequeños puestos de esta Feria Tripartita. Es hora de levantar las tiendas y armar el viaje de retorno. Algunos regresan al Perú, otros deberán sortear las aventuras que el altiplano boliviano les tiene preparadas y nosotros, de vuelta a nuestra posada en Visviri. Y más allá, en medio de este viaje a las entrañas americanas, nos espera Machu Picchu.

“No tuve sitio donde descansar la mano
y que, corriente como agua de manantial encadenado,
o firme como grumo de antracita o cristal,
hubiera devuelto el calor o el frío de mi mano extendida.
Qué era el hombre? En qué parte de su conversaciòn abierta
entre los almacenes y los silbidos, en cuál de sus movimientos metálicos 
vivía lo indestructible, lo imperecedero, la vida?”

Otros usuarios llegaron buscando

  • feria tripartita

Torres del Paine: consejos antes de emprender el viaje

Sea cual sea el circuito que elijas, un trek por las Torres del Paine pondrá a prueba tus capacidades como viajero sometiéndote a un clima completamente variante y donde los rigores de la naturaleza y su geografía te plantearán algunos problemas que, seguramente, no tenías en tu agenda. Y es que sencillamente las agendas no están hechas para quien considere al parque nacional Torres del Paine en la próxima escapada turística pues, lejos de ceñirse a un esquema preestablecido, lo que se requiere aquí es de plena libertad y que, al momento de liberarte de esos márgenes, puedas apreciar cada segundo de tu viaje pues pueden ser los días más bellos de tu vida.

Leer másTorres del Paine: consejos antes de emprender el viaje

Torres del Paine: ¿circuito W o el O?

Aunque, en estricto rigor, un tour por las Torres del Paine puede hacerse de la forma que uno desee, lo cierto es que las dificultades propias de la geografía del lugar y la rigurosidad de su clima, sumamente cambiante y sin mucha piedad por sus visitantes, obligan al viajero a tomar uno de los dos senderos disponibles: el W o el O. Mientras el W es algo así como llegar a Machu Picchu por vía directa, el O es como hacerlo por el Camino del Inca. Y, cualquiera sea la elección, “todos los caminos conducen a Roma”

Leer másTorres del Paine: ¿circuito W o el O?

Torres del Paine: una breve introducción

Las Torres del Paine, uno de los destinos turísticos preferidos de todos aquellos que desean conocer en profundidad el alma de Sudamérica, se alza como el sitio idóneo para esas almas que buscan algo más que comodidad y relajo. En estricto rigor, un viaje por las Torres del Paine implica necesariamente tener que vérselas con los embates del clima, con la aventura, con el dolor muscular de las piernas y con dejar todo tipo de comodidades en otro lugar. Si la idea es disfrutar al máximo de un viaje por este mágico parque chileno, entonces conviene hacerla

Leer másTorres del Paine: una breve introducción

Otros usuarios llegaron buscando

  • torres del paine

Regalan terrenos al sur de Chile

Aunque muchos dirán que a Douglas Tompkins le resultó más que fácil hacerse de miles de hectáreas al sur de Chile, lo cierto es que un trozo de terreno en estos difíciles parajes sudamericanos vale muchísimo dinero y que el potencial turístico de estos puede, sin lugar a dudas, generar tantas ganancias como desafíos a futuro. Pero, ¿qué dirías si te contamos que el gobierno de la Región de Magallanes, al extremo sur de Chile, está regalando terrenos para quien desee lisa y llanamente colonizar dicha zona?

Leer másRegalan terrenos al sur de Chile

Valparaíso (segunda parte): la Bohemia Porteña

valparaiso de noche

El sol se aleja poco a poco escondiéndose en lo más profundo del Pacífico, se encienden las primeras luces en la ciudad puerto y una extraña atmósfera comienza a dibujarse en Valparaíso. La famosa brisa marina no tarda en hacer su aparición pero eso no es sinónimo de que el panorama se torne frío ni que las calles se despejen. Al contrario, la noche es un motivo más que suficiente para que todo cobre una nueva vida y así se inicie otra jornada más para los miles de turistas que esperan con ansias disfrutar aunque sea por única vez en sus vidas de esta mítica bohemia porteña.

Leer másValparaíso (segunda parte): la Bohemia Porteña

Recorriendo Sudamérica (Valparaíso, parte 1)

Después de meses recorriendo Sudamérica, comienza esta aventura de contar por medio de la web cada una de estas andanzas que hicieron de esta experiencia algo totalmente diferente a lo planificado inicialmente. Y si bien improvisar sobre la marcha siempre es un recurso positivo, adaptarme al reloj sudamericano y a la particular manera de interpretar la hora por esos lados del mundo (donde 10 minutos pueden transformarse en una hora) resultó una tarea más que ardua pero que, al fin y al cabo, fue la base para disfrutar a concho cada segundo por esas maravillosas tierras.

Así, recibí la invitación desde Vista Mundo para relatar a través de este blog mi periplo por tierras sudamericanas, algo que acepté de inmediato y que, pretendo, pueda cumplir de manera digna, mezclando mi mirada subjetiva acerca de estos mágicos países con un poco de historia local que, aunque pueda aburrir a algunos, nunca está de más conocer.

Para comenzar este largo tour (como la canción de Sol y Lluvia), me voy a Valparaíso, Puerto Principal. Ubicado en el centro de Chile, al norte de Santiago, Valparaíso (o sencillamente Valpo, como lo llaman sus habitantes) asomaba como una de las rutas obligadas en este paseo por el Nuevo Mundo. Y a pesar de lo que la literatura habitual señala acerca de la escasa identidad de los pueblos actuales, Valpo nos da ese uppercut directo al mentón para decirnos con total propiedad que más identidad que la que se puede encontrar allí no hay.

Valparaíso, qué disparate eres

Apenas llegar a tierra firme, siento un leve temblor que me recuerda estar en el país más sísmico del mundo y que no hace algo más de 4 años se sacudió con un 8.8 que hizo despertar toda la furia de un mar que hoy en Valparaíso luce calmo, llamándome a tomar un catamarán junto a otros turistas y escuchar alguna loca historia de quien oficia de guía para la ocasión.

… y Valparaíso, Valpo o Pancho, nunca fue fundado, ¿sabían eso?” es una de las frases que me quedó dando vueltas de todo lo que iba diciendo este guía. Al llegar a la residencial por la noche, investigo algo de esta curiosa anécdota y descubro que es cierto, que en realidad no se tienen siquiera datos acerca de esto y que este mismo hecho es un estímulo más para que sus habitantes vayan creando esta identidad porteña donde el arraigo con su puerto querido se nota a metros de distancia, aflorando por cada poro del cuerpo.

Trolebuses de Valparaíso
Mítico Trolebús Valpo

Después de pagar la merecida “propina” al guía, miro por última vez los cerros desde el mar, distingo ese tal “arcoíris de múltiples colores” al que tanto se refieren sus habitantes (y que deriva de la canción de Lucho Barrios “La Joya del Pacífico”) y regreso a mis andanzas a pie. Bueno, lo de “a pie” realmente vendrá después, pues por ahora es el turno de tomar un viejo Trolley o Trolebús, como se llama por estos lados, y recorrer a una velocidad que invita a la relajación las añosas calles de esta gran ciudad.

Una plaza, otra plaza, una gran avenida, adoquines un poco más allá, un tipo durmiendo plácidamente en la calle, afiches con la cara de Mike Patton y una arquitectura donde salen a la luz elementos que solamente se ven en Londres son parte de este breve recorrido que me llevará a la parte esencial de esta locura por la vida porteña: si la UNESCO declaró a Valparaíso como Patrimonio Cultural de la Humanidad, sus cerros sí o sí son parte de la carta de presentación. Me ubico en el mapa que llevo en el bolsillo y parto hacia el Cerro Polanco.

Algo de cerros

cerro polanco ascensor
Entrada Ascensor Cerro Polanco Valparaíso

¿Por qué el Polanco? Por pura curiosidad. Así que camino un rato por unas desordenadas calles y al llegar a Simpson me oriento para seguir adelante. Imagino la paciencia que hubo detrás de quienes dedicaron días enteros de su vida para ordenar de tal modo cada una de las piedras que conforman esas escaleras que conducen a un túnel bajo tierra y luego a un ascensor que me llevaría a lo más alto de ese cerro. Me quedo algunos minutos allá arriba y luego a bajar se ha dicho. En la mitad del trayecto unos niños juegan fútbol, me dan un pase y pienso “¿qué pasaría si lanzo la pelota cerro abajo?, ¿hasta dónde llegará?” Y así, en menos de 10 minutos, ya estoy nuevamente en “el Plan”.

Paso por el Congreso Nacional de Chile (el lugar donde se reúne el Parlamento), por el Barrio Almendral, por una plaza donde veo a solitarios personajes y a otros que concentrados en un tablero de ajedrez planean cómo derribar al Rey enemigo. Camino por la famosa Avenida Pedro Montt y ya descubro que el mapa a esas alturas poco me sirve. Y así, sin mapa y sin saber cómo, llego al Cerro Concepción, pero esta vez no me subiré a ningún ascensor o funicular sino que el trayecto será a pie.

cerro concepcion valparaisoError. Subir caminando uno de esos cerros es para perderse o, al menos, mi sentido de orientación y deficiente estado físico me impidió disfrutar cada uno de los pasos hasta llegar a la parte superior del cerro (y eso que es un cerro pequeño en comparación a los otros) Pero concluí que los de la UNESCO difícilmente subieron a pie los cerros sino que en sus cómodos vehículos pudieron conocer parte de esta maravillosa ciudad, haciendo oídos sordos al dicho que señala que para conocer realmente algún lugar hay que caminar por sus calles.

Se hace tarde. El reloj esta vez me dice que lo sensato es regresar a la residencial y continuar al día siguiente este recorrido. Pero, nuevamente, una tarea queda pendiente: la noche porteña. Y como es día viernes, bien vale la pena sacrificar horas de sueño por sumergirme en todo el mito urbano que me dice que la noche en Valparaíso es la mejor de todo Chile. Veamos qué tal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Featuring Advanced Search Functions plugin by YD